En la mitad de la tormenta.

Si en la mitad de la tormenta sabes mantenerte ecuánime y enfocada, cualquiera que sea el resultado será favorable para ti.


Si el resultado no fue el deseado, has aprendido de la experiencia.

Si el resultado fue el deseado, has aprendido de la experiencia y obtenido lo que buscabas.

Si en la mitad de la tormenta, pierdes la cabeza y dejas que todo se vaya al diablo, temo decirte que tendrás que pasar por esa tormenta de nuevo.

Y no, no es por un asunto mágico o de karma o vibras.

Es porque 99% vas a tomar las mismas decisiones y tener los mismos pensamientos que te llevaron a la tormenta que estabas pasando.

Y entonces tendrás que atravesarla de nuevo.

¿Quieres evitar una tormenta conocida?  

Piensa y decide diferente, sobre todo eso, decide tomar acciones diferentes.

Y seguramente te llevarán a una tormenta nueva, que aunque será una tormenta, seguro te podrás manejar muy bien dentro de ella, porque ya te entrenaste en pensar y actuar de manera distinta.

Una tormenta puede ser:

  • Un proyecto muy pesado

  • Una mudanza

  • La pérdida de un ser querido

  • Una separación de pareja

  • Un cambio de empleo

  • Terminar la Universidad y no saber qué sigue.


¿Cómo te mantienes ecuánime en la mitad de la tormenta?

Te entrenas para ello, entrenas tu mente, todos los días.

Dejas de ver el Face, Youtube, Netflix o la novela por unos minutos y ensayas en tu mente a mantener la ecuanimidad en escenarios adversos.


Aprendes manejar consciente tu respiración para no dejar que la respuesta automática de ataque-huída de tu cerebro te controle.


Aprendes a manejar consciente tus pensamientos para no dejar que los pensamientos que surgen en automático te manejen.

Sí, sí es posible. Sólo necesitas práctica y aceptar que no te va a salir 100% perfecto, pero con que te salga 40% bien, es mucho mejor que dejarte llevar 100% por la tormenta.

Y no, no me refiero a reprimir emociones o negar lo que sucede, me refiero a atravesar el asunto sin perder el estilo, sin perder la cabeza y con total claridad y la mayor ecuanimidad que puedas cocinar para ti.


Gracias por leer. 


XO XO Juan.